Para seguir

Letra y Música: Ricardo Iapichino.